Quienes somos

Asociación Casa Editora Sudamericana

Visión

Guiados por el Espíritu Santo y entregados a su servicio, vemos diseminado el mensaje adventista, en el territorio hispano de la División Sudamericana, por medio de publicaciones fieles a Dios y a su Palabra

Misión

Producir libros, revistas y otros materiales para el desarrollo espiritual de la iglesia y la difusión del evangelio eterno.

Historia

En 1897 se editó El Faro, la primera publicación adventista impresa en la Argentina. En 1904 se organizó legalmente la imprenta denominacional en la Argentina, y en 1905, ya instalada en Camarero (hoy Universidad Adventista del Plata), adoptó el nombre de La Verdad.


Como dicha imprenta estaba muy lejos de la Unión Sudamericana, en 1906 se trasladó a Florida (Buenos Aires), donde funcionó por algún tiempo en la esquina de Vergara y Echeverría. Se costeó la maquinaria con ofrendas recogidas en Argentina y Uruguay, y en verdad no fue mucho el costo, pues lo que tenían era poco y rudimentario. A comienzos de 1908 cambió su nombre por el de Imprenta Adventista del Plata.


Mientras tanto en Valparaíso, Chile, en julio de 1900 se compró la primera prensa propia, estrenada en septiembre con la revista Señales. En 1905 fue destruida por el fuego. Con su seguro se compró un nuevo local y se equipó nuevamente la imprenta, que entonces adoptó el nombre de Imprenta del Pacífico.


La Unión Sudamericana, en el congreso de fines de febrero de 1910, dispuso la fusión de ambas imprentas en Florida, Buenos Aires. La primera publicación que se editó fue el número de mayo de La Revista Adventista; y el primer libro impreso fue El don de profecía, aparecido en 1910.


En 1912 la editorial registró el nombre de Casa Editora Unión Sudamericana. En 1920 se reorganizó y se le suprimió del nombre la palabra Unión.


En 1921 se compró la propiedad actual (tres hectáreas). En 1949 se estableció legalmente como Asociación Casa Editora Sudamericana, designación que conserva hasta el presente.


A partir de entonces, y con el paso de los años, se realizaron otras mejoras, fue creciendo en nuevos edificios, equipos y maquinarias más especializadas.


Aproximadamente 160 personas dedican sus talentos y energías en los distintos departamentos, produciendo y despachando la preciosa semilla de la verdad.


Esperamos que Dios siga bendiciendo la obra de las Publicaciones y a esta Casa Editora, para que la luz del Evangelio llegue a todos los que necesitan conocer más acerca de Jesús.

historia aces